lunes, 25 de agosto de 2008

MAS SON LOS QUE ESTAN CON NOSOTROS

2 REYES 6:8-23
VERSÍCULO CLAVE: 6:16

Él le dijo: No tengas miedo, porque más son los que están con nosotros que los que están con ellos.

En la guerra de Siria contra Israel, había una gran sospecha de fuga de información de las estrategias militares de Siria para atacar Israel, el rey de Siria sospechaba de sus propios oficiales, sin embargo, estas estrategias fueron reveladas por Eliseo, Israel se protegió con el favor del varón de Dios, quien era la guía para el pueblo, alejándolo de las estrategias de Siria. De esta manera el rey de Israel creyó en la guía del siervo de Dios, y siguieron una y otra vez esta guía con el fin de cuidar al pueblo.

Siria descubrió que la fuga de información no era de sus propios oficiales sino que Eliseo revelaba claramente los planes de este ejército de Siria a través del favor de Dios; entonces se ordeno la captura del varón de Dios. En ese momento todo un gran ejército estaba tras la vida de Eliseo el guía del pueblo de Israel. Cuando el siervo de Eliseo observo el gran ejercito armado, con soldados y gente de a caballo, el sintió el miedo y no encontraba la esperanza para sus vidas.

Eliseo, observando el temor en su siervo; hace una oración a Dios: “Te ruego, oh Jehová, que abras sus ojos para que vea”, con esta oración el siervo de Eliseo dejo de observar el ejercito armado que los perseguía y comenzó a ver el gran ejercito que estaba de parte de Eliseo, el ejerció armado de Dios.

Una vez sitiados por ese gran ejército de Siria, Eliseo oro a Dios para que cegara los ojos de este gran ejército. Con la oración Eliseo no solo protegió al pueblo de Israel llevándolos por el camino sin peligro, sino que el abrió los ojos de su siervo temeroso y le fortaleció haciéndolo confiar en el poder del ejercito celestial de Dios. También con la oración Eliseo enfrentó al gran ejército, lo capturo y lo entrego a su rey.

Siempre en la vida de fe hay algo que necesita ser desafiado, algún problema, alguna condición humana, nuestro propio carácter o el de alguna otra persona. Si estos aspectos a desafiar nunca se presentaran nuestra fe fuera muy débil, y dependiente solo en nuestras propias fuerzas.

A través de las condiciones a desafiar es como Dios mantiene nuestra salud espiritual, es como nos entrena, nos disciplina y nos da fuerza espiritual para nuestra vida. El siervo de Eliseo tuvo miedo, cuando se le presento una situación no esperada, tuvo miedo y no pudo ver más allá de su situación desfavorable. La oración de su señor Eliseo abrió sus ojos y el pudo ver al gran ejercito celestial que los protegía en ese momento. Eliseo desafió esa condición desfavorable solo dependiendo en Dios y con la oración. El pudo capturar a un gran ejército y entregarlo al rey, sin ni siquiera, tener que enfrentarse a ellos. El Confió en el poder del ejercito celestial.

En este tiempo de conferencia sin duda es un momento para fortalecer nuestra salud espiritual, Dios quiere que desafiemos nuestra condición, Dios quiere que desafiemos el rechazo de los jóvenes en los campus universitarios, nuestro poco tiempo para salir a los campus a predicar la palabra de Dios, Dios quiere que hagamos una lucha espiritual, con nuestro deseo de comodidad. Y este es el tiempo para confiar en el ejército espiritual que esta de nuestro lado, que es más fuerte que cualquier ideología de los jóvenes universitarios, es más fuerte que cualquier condición humana.

Oro para que de esta manera no dependamos en el poco tiempo que resta para la conferencia, sino que confiemos en el poder de Dios, el cual nos haga salir a los campus a preparar la conferencia invitando a los jóvenes universitarios, Oro para que a través de esta conferencia Dios permita un gran movimiento de arrepentimiento comenzando desde nuestros corazones y terminando en el de las ovejas.

Oro para que sobretodo Dios de la palabra poderosa en esta conferencia y permita que penetre en nuestros corazones y en el de las ovejas, de esta manera recordando la gracia, podamos abrir nuestros ojos y ver el gran ejercito de Dios que hace la obra en los campus universitarios.

Oro para recordar siempre en mi corazón el primer amor con Cristo, y de esta manera tener ardiendo la pasión en mi corazón para hacer la obra en los campus de la universidad.

Una palabra: Confía en el ejercito de Dios.
Publicar un comentario en la entrada